domingo, 1 de marzo de 2015

Adorables pinochos...

Perdónales...


El perdón siempre reconforta, pero en este caso es más... hará crecer y crecer... el deseo de ser engañada de nuevo, ¿complicado? No, genial, genial como lo son ellos, ¿sombra de  musas?, ¿soplos de imaginación?...

Necesitarás tu lupa

 La verdad (según yo leo), es mucho mas terrenal, dime lo que sientes y te diré lo que escondes, y están ahí flotando: tristezas, amores, sueños, fantasías, rencores, sentimientos que no son de madera, pero son igual de vulnerables a quemarse en este caso en tu propia sinceridad...

Necesitarás tu lupa

Son tan buenos que te harán creer que has sido tú quien los rescata leyéndolos, ingenua, ahí  está la grandeza de su doble mentira, en maquillar y esconder su verdad consiguiendo hacer crecer tu ego al pensar que fuiste tú quien los salvó... pero no es aún punto final, y de repente por colofón, un espejo que te mira...

Necesitarás tu lupa

Sentimientos, no son algo efímero, divino, abstracto... no, son las pisadas que la vida les deja y ellos transforman en huellas... ¿los tuyos? vuelve a mirar el espejo, los sentimientos no tienen ADN, deja de seguir las pisadas y descubrirás esa huella que es la sombra de la tuya, encaja... ¡al fin los has abierto! No necesitas más lupa, y te pierdes entre líneas y ahora son ellos los que te están espiando desde dentro, entre renglones, y el espejo te regala ese íntimo momento, ese reflejo exacto: tú, sentada en un acento, apoyada en una coma, soñando entre renglones, sintiendo en compañía...


 Perdónalos, porque mienten tan bien... 
mienten, y todos lo pasamos muy bien.



(Fotografías de Internet, pinochos por todos lados... gracias a todos.)